La revolución de la vitamina C

En los últimos meses he ido descubriendo cada vez más cremas cuyo ingrediente estrella es la vitamina C. Aunque al principio no le daba demasiada importancia, después de probar un serum con vitamina C estos cosméticos se han convertido en un imprescindible en mi cuidado diario de la piel. Es bien sabido que las frutas tienen muchas propiedades que no solo benefician a nuestro organismo por dentro, también influyen en nuestro exterior. Los cítricos son un complemento básico de nuestra dieta por su aporte de fibra y de vitamina C. Y, precisamente, esta vitamina que nos resulta tan familiar es la nueva revolución cosmética.

Un zumo de naranja recién exprimido por las mañanas es una fuente de energía pero también una fuente de belleza. La hidratación de la piel es muy importante pero debemos ayudar a nuestras cremas hidratándonos desde dentro. Pues con la vitamina C el descubrimiento ha sido al revés: ¿si funciona desde dentro, por qué no iba a hacerlo desde fuera?

Vitamina C anti-edad

Las propiedades de esta vitamina son perfectas para mantener una piel sana y saludable.  La vitamina C es una forma química del ácido ascórbico, un potente antioxidante natural, que ayuda a que nuestro organismo sintetice el colágeno y por lo tanto da elasticidad a nuestra piel y la mantiene joven y sana pues neutraliza los radicales libres.


Siempre he sido poco persistente con las cremas pero me he convertido en una fan incondicional de estas cremas y me han ayudado a crear una rutina. No solo dejan la piel lisa, limpia y sumamente hidratada, también dan luminosidad y un aspecto descansado que se agradece en esos días en que las noches se alargan demasiado… ¿Aún no lo has probado? Combina una hidratante diaria y un serum y ¡vitaminízate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *