Rizador de pestañas: ¿cuál elijo?

rizador-pestanas
Lucir unas buenas pestañas es una de las tendencias de moda para esta primavera que está más cerca de lo que, realmente, parece. Para ensalzarlas, además de utilizar una máscara de volumen o para alargarlas y curvarlas, también es posible emplear los rizadores de pestañas. Un accesorio que muchas mujeres han eliminado de su neceser ante los avances realizados en el rimel, pero que sigue siendo imprescindible para lucir unas buenas pestañazas. En las tiendas de belleza puedes encontrar diferentes modelos. ¿Cuál te conviene más?

Rizador clásico

Uno de los modelos que podemos encontrar en las tiendas es el rizador clásico. Este producto se reconoce por ser metálico y tener una forma que es muy similar a la de unas tijeras.

Para elegirlo bien es importante fijarse en su anchura, que debe ser la suficiente para abarcar las pestañas. Además, es clave un buen agarre para que no haya problemas en su uso como que se pueda resbalar.

Otra de las características a las que hay que prestar atención es la goma para que no sea muy dura ni muy blanda, es decir, que es mejor optar por los de dureza media. Otra clave es que la goma pueda cambiarse para no tener que comprar un rizador nuevo cada vez que se haya desgastado.

rizador-pestanas

Rizador mini

El rizador mini es otra de las opciones para rizar las pestañas. En este caso, este artículo, como su nombre indica, es una versión mini del rizador clásico. Este modelo está más indicado para poder llegar a las pestañas que son de más difícil acceso como las que están situadas en el ángulo interno del ojo.

Al poder abarcar esta zona y rizarlas, el resultado son unas pestañas que aportan un toque más dramático al maquillaje que hayas elegido. Es decir, que es para lucir unas pestañas extremas.

Rizador térmico

En las tiendas también puedes encontrar el rizador térmico. A diferencia de los otros dos modelos que son manuales, este se caracteriza por funcionar con calor, que se aplica para moldearlas. De esta manera, el sistema que se emplea es muy parecido al de una plancha para el pelo.

Este rizador tiene una serie de ventajas porque con su uso se consiguen unas pestañas con más volumen y también con más curvatura. La única pega es que hay que tener mucho cuidado en su uso por la proximidad al ojo para no quemarlo con el calor que emite.

Artículos relacionados:

Trucos sencillos para lucir unas pestañas de infarto

Trucos para unas pestañas espectaculares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *