Sauna facial


Dicen que la cara es el espejo del alma pero, también es capaz de reflejar nuestra salud. Un día te levantas y descubres que el color de tu piel es claro opaco, tienes poros obstruidos, el brillo ha desaparecido…Los problemas de la piel son comunes en la generación actual, y suelen aumentar debido a la falta de cuidados. Existen un montón de factores que pueden empeorar el estado de la piel. Todo el mundo recomienda beber mucha agua, comer bien y hacer ejercicio.

El agua es muy importante para la sudoración. El sudor limpia los poros por lo tanto las saunas son muy recomendables para mejorar el estado de la piel. Últimamente se realizan mucho las denominadas saunas faciales. Este tipo de tratamientos aprovechan la potencia del vapor para abrir los poros tapados de la cara. A medida que los poros se limpian la desaparición de las impurezas hacen que la piel se ilumine y sea más limpia.

Una sauna facial puede llevarse a cabo con la ayuda de una máquina portátil. El funcionamiento de una máquina de sauna facial es muy sencillo. Se debe poner la cantidad requerida de agua en la máquina y esta se calentará para comenzar a generar vapor. En ese momento, la persona que se va a someter al tratamiento debe exponer su rostro al vapor emitido por la máquina, durante un tiempo determinado.

Si no se posee este tipo de máquinas este tratamiento se puede realizar en casa. Se debe poner a calentar una olla llena de agua. Una vez que esté hirviendo, se debe retirar la olla y colocar la cara sobre el vapor que sale de la olla. Hay que taparse la cabeza con una toalla para que el vapor se concentre más en la cara. Hay que tener cuidado de no acercarse demasiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *