Suavizar la piel de codos y rodillas


La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y el que está más expuesto. Por ello, es importante cuidarla e hidratarla para que pueda realizar su función y no estropearse en exceso. Pero no toda la piel del cuerpo tiene las mismas necesidades y, algunas zonas muy concretas necesitan unos cuidados extra.

Seguro que más de una vez os habéis preguntado ¿por qué se me secan tanto los codos? ¿O por qué mis rodillas están ásperas? Hoy os traigo algunos trucos para que la piel de estas zonas esté tan tersa como la de un bebé.

Zonas ásperas, remedios caseros

Las rodillas y los codos se resecan muchísimo y adquieren un aspecto rugoso y blanquecino que no es nada atractivo. En estas dos zonas hay muy pocas glándulas sebáceas, por tanto la hidratación de la piel viene básicamente de las cremas que usemos y del agua que tomemos. Además, al ser articulaciones, la piel está continuamente tensándose y encogiéndose por lo que sufre más que en zonas no móviles.


Beber al menos un litro y medio de agua al día es básico, y utilizar una crema específica para zonas secas o agrietadas también. Pero no es lo único. Lo primero que debéis hacer es exfoliar la piel para que todas las células muertas desaparezcan. Es tan sencillo como hacer una mascarilla con azúcar y limón, que quede pastosa, aplicarla con un guante de crin y retirarla con agua tibia.

Una vez hayáis terminado con la exfoliación, podéis pasar a la hidratación. Además de vuestra crema habitual, una vez al mes podéis aplicar una mascarilla casera a base de miel, limón y una cucharadita de aceite de oliva virgen. Poneos una buena capa del ungüento y cubridlo con una gasa durante 10 minutos. Retirad con agua tibia y tendréis la piel más suave de todos los tiempos. ¡Ah! Durante el verano, realizar el tratamiento dos días antes de exponeros al sol pues, el limón, puede provocar manchas en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *