Tratamiento de oxígeno para el rostro


El oxígeno es un requisito esencial de nuestro cuerpo, ya que no puede sobrevivir sin él. Nuestro corazón bombea la sangre a través de nuestro cuerpo lo que hace el oxigeno se distribuya por todo el cuerpo. Las células de nuestro cuerpo necesitan oxígeno para metabolizar las proteínas de varias enzimas y hormonas, esto nos mantiene sanos y activos. Sin embargo, cuando estas células no reciben suficiente oxígeno, o pierden la capacidad de usar oxígeno con la edad, aparecen en nuestra piel signos como manchas, líneas, etc.

Como resultado de esta deficiencia de oxígeno, la piel comienza a deshidratarse. Por lo tanto, el oxígeno es el factor más importante en el cuidado de la piel del rostro. Existen algunos tratamientos faciales que se centran en la utilización de dicho oxígeno. Uno de los tratamientos más conocidos es el del oxígeno facial que es muy popular debido a su gran eficacia.

El oxígeno hiperbárico u oxígeno de alta presión es un tipo de oxígeno que se utiliza a una presión determinada por encima de una atmósfera (1 atm). Se trata de una terapia de rejuvenecimiento que se aplica sobre la piel que es incapaz de utilizar el oxígeno interno para alimentar las células faciales. En este tratamiento, el oxígeno hiperbárico, junto con sueros realizados con minerales, vitaminas y colágeno, se proporciona a la piel externamente a través de un tubo /espray.

Este tratamiento no debe ser malentendido, como “terapia de oxígeno hiperbárico”. Este último es un tratamiento muy diferente utilizado para la corrección de las heridas por quemaduras y otras anomalías de la piel. Una vez que se aplica en la cara, la piel se ve fresca y suave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *