Tratamientos para las arrugas del cuello


Nos miramos al espejo y no podemos evitar ver las arruguitas que aparecen en el cuello y como la papada comienza a ser más pronunciada de lo que nos gustaría. Y es que si hay una zona que parece avisarnos en todo momento de que el tiempo pasa, esa es el cuello. La edad, la vida sedentaria, una mala alimentación… todos estos factores terminan pasando factura y haciendo que nuestro cuello luzca un aspecto que no nos agrada nada.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que si ponemos manos a la obra, lograremos recuperar la piel del cuello y hacer desaparecer de ella los signos de la edad.

Para ello deberemos comenzar a cuidar en serio la piel del mismo. Debemos considerar el cuello como una prolongación del rostro que necesita los mismos cuidados, por lo que debemos limpiarlo e hidratarlo todos los días.

Para evitar que la piel se descuelgue y aparezca la papada, nada mejor que realizar ejercicios que tonifiquen los músculos del cuello y ayuden a que se mantenga firme, y lo mejor es que lo podemos lograr de forma sencilla. Un ejercicio muy útil consiste en ponerse de pie, con los codos junto al cuerpo y colocar un libro debajo de cada brazo, poniendo los antebrazos en posición horizontal y las palas de las manos hacia arriba. A continuación separa los antebrazos y llévalos hacia los lados, sin moverlos, manteniendo la posición durante unos segundos y volviendo a la posición inicial. Repite el ejercicio varias veces y lograrás un cuello tonificado.

Si ninguno de estos métodos funciona, puedes optar por las clínicas de estética en las que puedes encontrar tratamientos de mesoterapia, radiofrecuencia y láser especfícamente desarrollados para las arrugas del cuello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *