Trucos de belleza con hielo


El hielo, además de ayudarnos a refrescar nuestras bebidas en verano, puede convertirse en un gran aliado de nuestra belleza, gracias a los efectos que el frío tiene sobre nuestra piel, que nos van a proporcionar un extra de luminosidad y juventud.

No olvides, sin embargo, que nunca deberemos aplicarnos el hielo directamente sobre la piel, porque el frío puede llegar a quemarnos. En lugar de ello, envolveremos los cubitos en un pañuelo fino y a continuación nos lo aplicaremos en la zona a tratar.

Maquillaje perfecto: El secreto para lograr un maquillaje perfecto es tener una piel descansada, para que el maquillaje se fije convenientemente.

Si no has podido descansar lo suficiente y tu piel se ve cansada y apagada, pásate un cubito de hielo por la cara y el cuello hasta que se funda por completo. Comprobarás cómo la piel se despierta, se despereza y adquiere luminosidad y se suaviza en pocos instantes.

Mitigar arrugas: Un truco muy sencillo para mitigar las arrugas y lograr que poco a poco se vuelvan menos pronunciadas es aplicar un hielo sobre la zona donde estas se forman, como en el contorno de ojos (patas de gallo), comisuras de los labios, etc. Si lo haces a diario podrás disfrutar de los efectos rejuvenecedores del hielo.

Combatir flaccidez de los senos: Para ello debes preparar una loción mezclando 20 gotas de esencia de tomillo y media cucharada de agua mineral. A continuación sumerge dos trozos de gasa esterilizada en la loción y coloca las gasas sobre cada uno de los senos durante quince minutos. Para finalizar, aplica el hielo (siempre envuelto en un pañuelo) sobre los senos, masajeándolos suavmente en círculos de abajo hacia arriba y de dentro hacia afuera.

Consejos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *