Trucos para conseguir unas pestañas infinitas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

pestanas infinitas
Las pestañas son una parte imprescindible de todo maquillaje. Además, esta temporada siguen siendo las grandes protagonistas del rostro. Sin embargo, muchas veces, no son lo suficientemente largas, no se tiene mucho volumen, no son rizadas… Todos estos son problemas de los que no hay que preocuparse porque hay solución para todos.

Trucos

Uno de los problemas más habituales para conseguir los looks que se llevan hoy en día es que las pestañas son demasiado claras, algo que suele suceder con más frecuencia en las personas que son rubias. La solución más sencilla es optar por un tinte específico, tratamiento que se realiza en muchos centros de belleza porque es muy común. Si no quieres recurrir a esta vía, otra alternativa es optar por las máscaras de pestañas más oscuras. Ahora hay muchas en las tiendas para smokey eyes o que se comercializan bajo en nombre de extra black o negro carbón.

Además, también es habitual que no sean rizadas en su forma natural. Esto también ha dejado de ser un problema. La solución pasa por una permanente de pestañas, como opción más duradera, aunque también puedes seguir otro truco en casa.

Para ello, necesitas el rizador de pestañas como los de antaño. Tienes que utilizarlo de manera que se aproxime su borde lo más cerca posible del nacimiento de las pestañas para que se ricen. Posteriormente, hay que aplicar el rimel para potenciar ese efecto.

pestanas infinitas
En el caso de que el problema sea que se tiene poco volumen en las pestañas, una solución viene de la mano de la cosmética: la máscara con efecto extra volumen. Si todavía no es suficiente o bien no te gusta como queda, prueba con las extensiones.

Ahora son mucho más naturales gracias a que tienen una base plana y una punta fina pulida para simular a las que la persona tenga. Incluso, son iguales en suavidad y en la curvatura. Un dato importante es que hay también extensiones para personas rubias, a través de pestañas semi-transparentes.

Y, si todo esto no funciona, con el maquillaje también se pueden simular unas pestañas infinitas. Para conseguirlo, hay que delinear el párpado superior con una línea que vaya desde la mitad del ojo hacia fuera, teniendo como referencia y punto de partida la ubicación de la pupila cuando se está mirando al frente. Luego hay que ir hacia el exterior elevando ligeramente el trazo sobre el que se aplica un poco de sombra y se remata con la máscara de pestañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *