Trucos para utilizar el delineador líquido


Si queremos aprovechar al máximo las posibilidades que nos ofrece el maquillaje para destacar nuestros rasgos, uno de los elementos que no podemos olvidar es el delineador de ojos. Ya sea un simple delineado en el interior del párpado inferior o en el exterior de ambos párpados bordeando las pestañas, es indudable que con él logramos llenar de fuerza y magnetismo nuestra mirada. Este efecto se identifica si utilizamos un delineador líquido, pero muchas veces el resultado es un poco desastroso, así que terminamos optando por volver a los habituales lápices o rotuladores de delineados, con los que nos manejamos mucho mejor.

No debemos tirar la toalla, sin embargo, ya que siguiendo unos sencillos consejos, podemos utilizar el delineador líquido como los expertos y sacarles el mayor partido a nuestros ojos.

El grosor del delineador va a depender del resultado que quieras obtener, si el delineado será más grueso o más fino. Lo que sí es aconsejable es comenzar con un delineador de punta rígida, porque ello te va ayudar a conseguir un buen delineado incluso aunque no tengas buen pulso y no te resulte sencillo seguir la línea del párpado. Si decides delinear el exterior de los ojos, toma como guía las pestañas, haciendo la línea sobre ellas, para conseguir un efecto más natural.

Para aplicarlo cómodamente, lo mejor es sostenerlo cerca del ojo, con la mano apoyada en la cara. Algunas mujeres apoyan la mano en la barbilla y otras utilizan el dedo meñique situado sobre la mejilla para tener un mejor control de la mano. Sea como sea, busca una postura que te resulte cómoda y con la que puedas conseguir la mayor precisión a la hora de realizar el delineado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *