Uso del corrector naranaja


Dentro de la gran variedad de correctores que tenemos a nuestra disposición en el mercado uno que nos suele llamar mucho la atención es el naranja. Es el corrector perfecto para equilibrar el tono de la piel del rostro y ocultar imperfecciones. Sin embargo, el color zanahoria que suele exhibir este producto basta para que muchas nos echemos atrás antes de comprarlo. A continuación te explicamos cómo convertirlo en un aliado para tu maquillaje.

En primer lugar, es necesario saber que, aunque sean los más llamativos, no sólo tienes que utilizar los correctores color zanahoria, ya que otros tonos como albaricoque, melocotón o salmón son tan efectivos como los más anaranjados y son ideales para utilizarlos cuando el zanahoria resulta demasiado recargado para tu piel.

Haz la prueba con varios tonos antes de comprarlo, y elige el que mejor vaya con el tono de la piel de tu rostro.

Si por cualquier causa no has dormido demasiado la noche anterior y cuando te miras al espejo ves unas profundas ojeras oscuras, éste es tu producto. El color del corrector hará desaparecer los tonos morados de las bolsas convirtiéndolos en tonos aceitunados de piel, con lo cual tu aspecto mejorará prácticamente al instante.

También puedes utilizar el corrector naranja si lo que quieres es ocultar las pecas, las manchas de la edad y aquellas debidas a un exceso de pigmentación. Aplica suavemente el corrector sobre la mancha, difuminándolo con el dedo para que no se note en exceso. A continuación solo debes aplicarte tu maquillaje y las manchas habrán desaparecido.

Aunque parezca increíble también puedes aplicar el corrector en el caso contrario, es decir, cuando tengas en la piel una zona más pálida, como, por ejemplo, por una cicatriz. Puedes utilizar un corrector en tonos caramelo o melocotón y la zona blanca quedará perfectamente oculta.

Maquillaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *