Afina la cintura en cuatro pasos

ejercicios cintura
Tener la cintura y los abdominales tonificados puede suponer llevar una talla menos de pantalón o de falda, además de pasar a lucir camisetas o crop tops y que el bikini o el bañador sienten mejor. Y para conseguir el objetivo, para lo que todavía hay tiempo, aquí te indicamos cuatro ejercicios que puedes hacer en casa en cualquier momento y con los que notarás la diferencia rápidamente.

Los ejercicios

Como siempre, lo primero es ropa cómoda y, si se tiene una colchoneta de gimnasia, mejor para no hacer el ejercicio directamente tumbada sobre el suelo. En esa posición, hay que elevar las piernas, de manera que queden dobladas por las rodillas y los pies estén en el aire, pero alineados con la rodilla. Además, estas deben quedar alineadas con las caderas. En esta posición, hay que poner los brazos por detrás de la nuca, y empezar a levantar el tronco mientras se contrae la zona abdominal. Luego hay que bajar, relajando la zona, volviendo a repetir el movimiento.

Otro de los ejercicios consiste en estar en esta misma posición, pero al levantarse se debe girar ligeramente el tronco para que el codo del brazo vaya a tocar la rodilla de la pierna contraria. Es decir, brazo izquierdo con pierna derecha y brazo derecho con pierna izquierda.

ejercicios cintura
Además, también se pueden hacer otros dos ejercicios. Uno de ellos consiste en estar tumbada en el suelo, teniendo que poner las piernas dobladas igualmente por la rodilla y con los pies en el aire y alineados con ella. Los brazos deben permanecer paralelos al cuerpo. Desde esa posición hay que mover las dos piernas a la vez como si se llevarán hacia el pecho mientras se contrae la parte baja del abdomen. Luego hay que bajar hasta la posición inicial relajando la zona.

Una variante de este ejercicio es tener una pierna con la rodilla doblada y la otra estirada totalmente. Esta última pierna es la que debe elevarse hasta formar una “L” con el cuerpo, mientras la otra permanece inmóvil. Tras hacer este movimiento varias veces, luego hay que cambiar de pierna. No te olvides de que en todos los ejercicios, la espalda siempre debe estar bien apoyada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *