Avena, un cereal clave para nuestro cuerpo


Durante mucho tiempo la avena fue la gran olvidada frente al trigo o la cebada. Hubo una época en la que incluso se la trataba como una mala hierba. Sin embargo en la actualidad se ha convertido en el mejor aliado para nuestros tratamientos de belleza. Y es que se trata de un cereal muy nutritivo que además actúa como calmante, ya sea para aliviar un ardor de estómago o para nutrir la piel más delicada.

Dado su alto contenido en proteínas, la avena se ha utilizado tradicionalmente para alimentar a los animales. Sin embargo desde que se descubrieron sus propiedades beneficiosas para la cosmética y la alimentación humana, este cereal ya se ha hecho un hueco en tocadores y cocinas.

Son muchos los cosméticos que incluyen avena en su composición: jabones, cremas, champús…  La mayoría se venden en herbolarios y supermercados. También podemos hacer una mascarilla casera, muy eficaz para tratar el acné o como leche limpiadora. Para ello mezclaremos harina de avena con agua y haremos una pasta que aplicaremos en la cara. Podemos utilizarla tanto frotando la piel como dejándola reposar varios minutos antes de aclararla con agua tibia.

Esencial en nuestra nutrición


La avena cuenta además con proteínas de gran valor biológico, debido que es una fuente de grasas insaturadas. Contiene una gran cantidad de ácido linoleico, omega 6, que facilita la limpieza del sistema sanguíneo, de triglicéridos y de colesterol.

Las recetas en las que podemos utilizar la avena son infinitas. Es recomendable que ésta sea integral, o lo más natural posible. Una buena opción es incluirla en el muesli del desayuno que además nos ayudará a cargarnos de energía para el resto del día. Para los que prefieren alimentos más sólidos, también una buena opción son las galletas de avena. Se pueden comer con fiambres o bien prepararlas con pasas, nueces, almendras y miel.

También existe la leche de avena, muy recomendable para diabéticos y personas con problemas de tiroides. En cualquiera de sus formatos nos ayudará a equilibrar la presión arterial, reducir las varices y reducir los problemas estomacales. En definitiva, conseguiremos lucir una piel radiante y duradera las 24 horas del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *