Beneficios de la chocoterapia


Alimento de los dioses así denominaron los mayas al cacao hace ya casi 2000 años. El chocolate ha dejado de ser un alimento prohibido, ¡sí, has oído bien! Según los expertos están demostrados los efectos beneficiosos que ejercen sobre el organismo, las sustancias que contiene el chocolate. Pero, además, de su valor nutricional la innovación es su aplicación en cosmética, cremas, jabones, exfoliantes… Y en los spas se ha convertido en toda una revolución: baños, masajes, envolturas de lo más dulces…

¡Ha llegado la chocoterapia! Toda una cultura alrededor del chocolate y, no sólo, por puro placer. También por belleza y salud. En cuanto al uso del cacao con fines estéticos en los spas está siendo todo un éxtio, los deliciosos baños de cacao son todo un fenómeno. El masaje de chocoterapia, que se realiza como un masaje corporal completo con aceite al chocolate durante unos 40 minutos, actúa como relajante y al mismo tiempo revitalizante de la piel, dejándola suave y ligeramente perfumada con ese aroma que tanto nos gusta.

Otra modalidad son las envolturas de chocoterapia que se preparan con una mouse especial a base de derivados del cacao y se extiende con un masaje suave por todo el cuerpo para después tapar con una manta eléctrica y favorecer la absorción de sus componentes nutritivos y revitalizantes durante una hora. Merece la pena probar la experiencia.

En cosmética su utilización es cada vez más variada, desde cremas anticelulíticas, hidratantes, nutritivas y exfoliantes, hasta tratamientos, en los centros de estética, pensados para el disfrute personal, por sus efectos relajantes y por los demostrados beneficios que aporta a la piel. Las sesiones suelen durar un poco más de una hora y en ella se realiza una exfoliación completa con la fórmula “Termal Gommage” que se acompaña de un masaje rotativo con manoplas húmedas, después se prepara en el momento la cobertura de chocolate y se mezcla con aceite de almendras la pasta resultante se derrite sobre la espalda, piernas y brazos, sobre el rostro se bate con aceite de Azulina y, como complemento, se realiza un buen masaje corporal, que es otro de los ejes de este tratamiento. Y al final una ducha y una crema con extractos de cacao para dejar la piel perfectamente hidratada ¡El relax supremo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *