Broncearse sin arrugas: los mejores consejos

bronceado-arrugas
El sol es uno de los peores enemigos de la piel. Si bien es cierto que un toque de bronceado es muy favorecedor, lo cierto es que los rayos del sol tienen efectos nocivos sobre la dermis porque la envejecen y favorecen la aparición de las arrugas. Todo esto se puede evitar tomando una serie de precauciones.

Protección solar

Elegir protector solar es totalmente fundamental para que no aparezcan arrugas en la piel al tomar el sol. Es importante hacer una buena elección porque no todas valen. Sobre todo hay que fijarse en el filtro solar.

Por ejemplo, para el rostro, hay que utilizar una crema que tenga un filtro solar alto, siendo recomendable de 30 como mínimo. También es importante que incorpore activos antioxidantes de efecto antiedad como las vitaminas C y E.

La crema solar debe aplicarse correctamente para que no disminuya su efecto. La cantidad adecuada es el equivalente a una cucharilla de café para todo el rostro. Es clave extenderla bien y repetir la aplicación cada dos horas o después de bañarse.

bronceado-arrugas
En las zonas que son más delicadas como la frente y la nariz, deben utilizarse medidas de protección adicionales como sombreros y pamelas de ala ancha. También es conveniente utilizar gafas de sol con filtro UV para proteger la piel de los ojos, que es especialmente sensible, con el fin de prevenir las patas de gallo. Igualmente, los labios deben protegerse con cacaos o bálsamos con filtro solar alto.

Dieta

Además de los cosméticos y cuidados adicionales, también es importante vigilar la dieta y alimentos que son muy buenos protectores de la piel. Son, por ejemplo, todas aquellas frutas y verduras de color naranja y amarillo. Entre ellas, están la zanahoria, el melón o el melocotón.

También es bueno tomar frutos secos porque son ricos en vitamina E, que ayuda a combatir el daño celular y los síntomas del fotoenvejecimiento. El aceite de oliva y el pescado azul tampoco pueden faltar en tu dieta por los ácidos grasos esenciales que contienen y que mantienen la piel hidratada y más flexible.

Cuidados adicionales

Tras el día de sol, al llegar a casa, también es importante seguir una serie de consejos. Uno de ellos es aplicar aftersun o cremas que aporten hidratación a la piel para reparar el daño que ha sufrido a lo largo del día.

Además, es fundamental utilizar una crema de noche especialmente activa y que incorpore agentes como los alfahidroxiácidos o el ácido retinoico para renovar la piel.

Y, sobre todo, no hay que olvidarse de beber abundante agua para evitar la sequedad de la piel y estar siempre bien hidratada. Esto debe hacerse antes, durante y después de exponerte al sol.

Artículos relacionados:

Consejos para prolongar el bronceado

Prepara tu piel para lucir bronceado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *