Cómo limpiar tus brochas de maquillaje


Las brochas de maquillaje están en permanente contacto tanto con los productos que aplicamos como con nuestra piel, lo que hace que acumulen restos de antiguo maquillaje, impurezas, grasa e incluso gérmenes y bacterias cada vez que los utilizamos. Si, por accidente, se caen al suelo o se nos pierden por el bolso, se ensuciarán aún más, y esa suciedad irá a parar a nuestra piel cuando las utilicemos para maquillarnos de nuevo, pudiendo provocarnos irritaciones o la obstrucción de los poros.

Para evitar esto y mantener nuestras brochas en perfecto estado, vamos a mostrarte cómo limpiarlas de forma que puedas casi estrenarlas como el primer día.

Lavarlas

El primer paso es abrir el grifo de agua caliente (no demasiado) y pasar por el chorro las cerdas de la brocha. Si está hecha de plástico no hay problema en que se moje, pero si es de bambú u otro material similar, debes asegurarte de que sólo se humedecen las cerdas.

A continuación aplica un poco de champú para niños en las cerdas, sólo una gota. En el caso de las brochas que utilizas para aplicar el colorete y la base de maquillaje, debes aplicar un poco más que para las del corrector y otras de tamaño pequeño.


Frota suavemente las cerdas entre las manos, de forma que todas queden impregnadas en champú. Hazlo sin dar tirones, ya que de lo contrario pelarás la brocha o harás que las cerdas queden desperdigadas.

Secarlas

El siguiente paso es aclararlas bien bajo el grifo, tanto en el exterior como en el interior de la brocha, asegurándote de que no quedan restos de jabón.

Ya sólo te queda secarlas suavemente con una toalla, evitando abrir las cerdas. Después, déjalas que se sequen completamente, para lo cual debes dejarlas toda la noche sobre la toalla.

Según los expertos, para mantener tus brochas de maquillaje en perfectas condiciones, debes hacer este proceso cada dos semanas.

1 comentario

  1. Justo así lo hago yo, me alegra haber acertado, aunque lo cierto es que en vista de lo bien que me quedaban ya imaginaba que no me estaba equivocando. Lo que no creo que sea necesario es hacerlo cada dos semanas, si bien dependerá de lo que se utilicen, claro está. Aún así, me parece excesivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *