Cómo lograr una piel luminosa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Noches durmiendo poco, días sin tener tiempo para dedicar unos minutos a cuidar de la piel de tu rostro, la mala alimentación, el frío, la contaminación… todo ello hace que después de unos días, tu piel pierda ese aspecto luminoso que tanto le gusta y aparezca un tono mate, incluso verdoso que desluce bastante nuestro aspecto. Para paliar esta situación y recuperar la luminosidad de tu piel sólo debes seguir una serie de consejos:

Exfolia tu piel: Sin duda, es la clave si quieres mantenerla brillante, ya que la exfoliación elimina las capas de células muertas, permitiendo que tu piel respire y que las células se regeneren.

Dependiendo de la sensibilidad de tu piel debes realizar una exfoliación cada 7 o quince días, pero asegúrate de utilizar productos que no la dañen. No te olvides de aplicar una mascarilla, natural o comercial, para calmar y nutrir la piel tras la exfoliación.

Para realizar una exfoliación de modo correcto debes aplicarte la crema exfoliante por todo el rostro con un suave masaje. Evita en todo momento el contacto de la crema con los ojos. El masaje debe durar unos cinco minutos, para lograr la total eliminación de las células muertas. No olvides ninguna parte del rostro, sobre todo las aletas de la nariz y la barbilla, lugares donde se acumula más grasa y por ello es necesario limpiar en mayor medida la piel. Finalmente aclárate el rostro con abundante agua.

Sauna facial: Date un baño de vapor en el rostro colocándolo frente a un recipiente con agua hirviendo entre 5 y 10 minutos. Ten siempre mucho cuidado de no quemarte y de que el recipiente no se vuelque. El vapor te ayudará a abrir los poros y a hidratar la piel, para limpiarla con más facilidad.

Piel, Rostro,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *