Cómo prolongar el bronceado tras el verano

prolongar bronceado
El mes de agosto llega a su fin y con él los días de sol y playa, pero por ello no tienes que decir adiós al moreno. Puedes sacarle el máximo partido a los últimos rayos solares y seguir una serie de consejos para mantener el bronceado por más tiempo, aunque ya no estés de vacaciones y te hayas incorporado a trabajar.

Consejos

Para mantener el moreno, sobre todo, el conseguido en la playa, ya que este bronceado tiende a desaparecer antes que el de la piscina, se tienen que seguir una serie de consejos durante los días que tomas el sol y también posteriormente.

Además de tomar los alimentos naturales que te ayudan a broncearte, es muy importante seguir con los rituales de belleza y cuidados de la piel habituales aunque, en esta ocasión, hay que hacer algunas variaciones.

prolongar bronceado
Por supuesto, la hidratación sigue siendo fundamental tanto en el rostro como en el cuerpo. Para la cara, se puede seguir utilizando la misma crema hidratante que se emplea habitualmente, siendo clave que también sea antiarrugas y antimanchas para evitar su aparición por la exposición al sol, mientras que para el cuerpo, hay que optar mejor por todas aquellas lociones corporales que incorporen aloe vera porque son muy hidrantes y beneficiosas para la piel bronceada. Para la noche, no se tiene que olvidar utilizar en el rostro la crema nutritiva.

Vinculada a la buena hidratación está el agua. Por supuesto, en estos casos es más importante que nunca tomar alrededor de dos litros diarios. Con el sol, la piel tiende a secarse y es preciso que el cuerpo esté bien hidratado. Y, aunque con el calor apetecen otra serie de bebidas, lo cierto es que el agua no es sustituible para este fin.

No hay que olvidarse tampoco de hacer la exfoliación semanal. Con ella no se va el moreno realmente, sino que se consigue que el tono sea unificado conforme se van renovando las células. Para ello, la clave está en que en esta época del año se empleen exfoliantes que sean más suaves y que no se apliquen con un guante de crin o aplicador similar para que el proceso sea menos agresivo, puesto que la piel en estos días de sol está mucho más sensible.

Son pasos simples y que forman parte del ritual de belleza habitual con los que verás cómo el bronceado te dura más y serás la envidia del resto de tus amigas o compañeras de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *