Cómo tener unas uñas sanas


Con el cambio de estación todo nuestro cuerpo experimenta alteraciones que se reflejan en la caída del cabello, sequedad de la piel y debilitación de las uñas. Después del verano y del uso exhaustivo de esmaltes o como causa de una bajada de defensas las uñas pueden aparecer blandas y estriadas.

Hoy os traemos unos sencillos consejos que harán que vuestras uñas estén sanas y fuertes y preparadas para un otoño lleno de esmaltes más que apetecibles.

Hidratación y protección

Las uñas pueden estropearse por un montón de motivos pero, después del verano y coincidiendo con la llegada del otoño es muy habitual que estén un poquito más deterioradas.

Por ello es muy importante aprovechar estos meses para recuperarlas de cara al buen tiempo. Es muy importante realizar un tratamiento nutritivo con un crema específica para la hidratación de la uña. También es imprescindible cortarlas, para que nazcan más fuertes y, durante al menos tres semanas, utilizar únicamente un esmalte protector y nutritivo que las fortalezca.

Estrías y curvas

Además de estar más blandas, podemos notar una cierta rugosidad y estriamiento de las mismas. Algunas veces, esto son síntomas de carencias de vitaminas, calcio o hierro, aunque normalmente suelen aparecer por un cambio de alimentación y agresiones externas (sol, salitre, cremas solares etc.).

Consulta a tu esteticista y pide asesoramiento sobre el esmalte y la crema que más te convienen si tus uñas presentan estas alteraciones. A veces, una extracción de cutícula también puede alterar su nacimiento, por lo que es recomendable que te hagas una manicura con una especialista.

Como el cabello, las uñas son un reflejo de nuestra salud, una situación de estrés puede provocar que se debiliten como provoca también la caída del cabello. Una rutina de belleza hará que estén fuertes y sanas y tus manos sean dignas de una princesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *