Consejos para depilar el labio superior


El labio superior es una zona delicada, ya que su piel es muy sensible. Por ello muchas mujeres, tras depilarse, presentan una rojez intensa en la zona, acompañada de granitos, debido a que no lo han hecho correctamente o a que han utilizado métodos demasiado abrasivos. Sin embargo, existen algunos trucos para lograr que esta depilación no sea dolorosa ni molesta.

Si tienes pocos pelitos y son largos, puedes usar sólo las pinzas depilatorias. Pero si tu vello es más intenso, lo mejor es utilizar la cera caliente, aunque con muchas precauciones para no quemar la piel. Recuerda que no debes tomar el sol después de haberte depilado esta zona al menos durante veinticuatro horas para evitar que la zona se queme y queden marcas.

Si optas por la cera, elige aquellas que se derriten a bajas temperaturas y sin bandas. De ese modo, el tirón será más suave y menos doloroso.

Para depilarte la zona debes comenzar limpiándola bien con un tónico o un limpiador facial para eliminar toda la suciedad de los poros. El siguiente paso es dividir el labio en dos partes, la derecha y la izquierda, y aplicamos la cera en la dirección del vello con el aplicador que viene en el envase de la cera.

Si utilizas bandas, debes cortarlas primero a la medida del área que quieras depilar, lo que te permitirá hacerlo con más precisión. Pégala sobre la cera y tira del extremo superior de la banda en un movimiento seco. No tires poco a poco, porque te dolerá mucho y no lograrás eliminar el vello. Si has optado por no usarlas, el procedimiento para retirar la cera es igual, tirando del extremo de la cera en la misma dirección.

Después utiliza alguna crema con efecto calmante, preferiblemente con aloe vera. De este modo la depilación te resultará más sencilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *