Cuidados de la piel después de los 50


Cuando llegamos a los cincuenta años, aparte de felicitarnos por cumplir nuestras bodas de oro, deberemos tener en cuenta que nuestra piel requiere cuidados más profundos y específicos que los que le hemos venido proporcionando hasta ahora, debido a que las arrugas se acentúan, nuestra piel se vuelve flácida y, sin saber cómo, nuestro rostro empieza a “descolgarse”.

Además, muchas mujeres en esta edad comienzan la menopausia, y los cambios hormonales que esta etapa conlleva también influyen mucho en el estado de la piel, resecándose con mayor facilidad y perdiendo tersura, al tiempo que se incrementa la aparición de manchas en la piel por cambios en la pigmentación.

Lo ideal en esta etapa son los tratamientos que contienen fitohormonas, que nos ayudan a compensar los cambios hormonales, así como productos despigmentantes para evitar la aparición de manchas. Además, deberemos seguir una serie de rutinas de cuidado de la piel muy concretas:

Limpiar: Dado que nuestra piel se resecará más, deberemos utilizar leches limpiadoras muy suaves y cremosas que retengan el agua, sin utilizar jabones que resequen nuestra piel y la dejen con un aspecto acartonado.

Hidratar: Debido a la pérdida de estrógenos, la piel ralentiza la producción de colágeno y elastina, por lo que para paliar este efecto son aconsejables las cremas que contengan retinol para estimular la producción de colágeno y aquellas con ácido hialurónico para suavizar las arrugas.
Una parte del rostro a la que deberemos prestar una atención extra es el contorno de ojos, o corremos el riesgo de que se acentúen las patas de gallo. Lo mejor es utilizar cremas hidratantes y de efecto lifting.

Proteger: Es indispensable que la apliquemos tanto en verano como en invierno para evitar las manchas. Lo mejor es utilizar aquellas enriquecidas con vitaminas para retrasar el envejecimiento de la piel.

Piel,
>

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.