Depilarse con maquinilla


Aunque quizá la menos utilizada, la depilación con maquinilla es una opción muy implantada entre las mujeres, sobre todo en los países anglosajones. Anteriormente, cuando teníamos que robar a nuestros hermanos o maridos las maquinillas, depilarnos con ellas era más problemático, pero últimamente están apareciendo en el mercado modelos exclusivos para mujeres adaptados a nuestras necesidades y gustos, por lo cual, es una opción más a tener en cuenta cuando nos planteemos la depilación.

Una de las ventajas de esta opción es la rapidez. Si tenemos poco tiempo antes de irnos a la piscina o hemos decidido en el último minuto cambiar los pantalones por la falda corta, gracias a la maquinilla podremos tener unas piernas perfectas en pocos minutos.

Otra de las ventajas es que es un método muy adecuado para mujeres que tienen problemas de circulación, ya que la cera caliente o las cremas depilatorias no son aconsejables en este caso.

Es un método que no agrede la piel, a diferencia de la crema depilatoria o la cera, ya que no daña los folículos pilosos ni la dermis, con lo que no irrita la piel ni produce quemaduras o rojeces.

Aquí te damos unos consejos si decides depilarte con maquinilla:

Antes de depilarte, aplica una crema o gel de afeitar que tenga propiedades hidratantes y cuide la piel. Si estás de viaje y no tienes a mano, enjabónate la zona a depilar. Nunca pases la cuchilla sobre la piel seca, ya que eso te irritaría enormemente la piel.

Presta especial atención en la zona de las rodillas o de los tobillos, donde existen pliegues o huesos más prominentes y corres el riesgo de cortarte. Depílate siempre con las piernas lo más rectas posible en estas zonas y hazlo con mucha suavidad.

– Una vez depilada, aplícate una crema hidratante y estarás perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *