Ejercicios para combatir los párpados caídos y rejuvenecer la mirada

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El paso del tiempo, con la consiguiente pérdida de elasticidad y firmeza de la piel hace que, poco a poco, nuestros párpados superiores aparezcan caídos, lo que nos da un aspecto cansado y puede hacernos parecer mayores de lo que somos en realidad. Dolencias como el hipotiroidismo o la retención de líquidos también pueden causar esto, independientemente de la edad.

Para corregirlos, además de saber cómo maquillar los párpados caídos, podemos realizar una serie de ejercicios faciales que, poco a poco, les devuelvan la firmeza y, aunque no podamos evitar el paso del tiempo, sí contribuirán a que nuestra mirada rejuvenezca. Lo único que necesitamos es dedicarnos unos minutos al día y ser constantes.

Antes de comenzar, es importante que limpiemos bien la piel de los párpados y apliquemos un poco de crema hidratante con pequeños golpecitos. De este modo, además de mantener la piel hidratada, conseguiremos estimular el riego sanguíneo de los párpados, con lo que los ejercicios serán más efectivos.

Comienza estirando bien la espalda y el cuello, de forma que queden perfectamente alineados. A continuación, mira hacia el techo, pero tan sólo con los ojos, sin mover la cabeza hacia arriba. Mira tan arriba como puedas, pero sin forzar ningún músculo. Si notamos demasiada tensión, bajamos un poco la mirada. A continuación, siempre sin mover la cabeza, hacemos círculos con la mirada como si estuviéramos siguiendo las agujas de un reloj. También lo hacemos lentamente, sin forzarnos, concentradas en seguir dicho círculo, hasta detenernos de nuevo mirando al techo.

Repetimos el movimiento, pero ahora en el sentido contrario a las agujas del reloj, hasta volver, lentamente, de nuevo a mirar al techo.

Finalmente, miramos de izquierda a derecha, igualmente sin mover la cabeza y de arriba abajo. Una vez más, evitamos forzar demasiado los músculos. Debemos hacer cuatro repeticiones de los movimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *