El arte de perfumarse


A todas nos gusta perfumarnos, adornar nuestro cuerpo con diferentes fragancias que resulten agradables para los sentidos, pero no siempre sabemos hacerlo con correctamente. ¿Cuál es el secreto para perfumarse?

El primer lugar donde apliquemos el perfume será siempre la piel, eligiendo para ello los lugares en los que se nota el latido del corazón. Puedes hacerlo en el cuello, en la nuca, en la parte trasera de las rodillas, el cuello, los tobillos y detrás del lóbulo de la oreja. Lo mejor de perfumarte la piel es que en contacto con cada cuerpo el perfume desprende una fragancia única.

También puedes aplicar el perfume en tu ropa, pero deberás elegir tejidos naturales, ya que los sintéticos distorsionan el aroma del perfume. Ten cuidado al perfumar la seda, ya que puede quedar mancha. Echa el perfume a una distancia de unos diez centímetros, preferiblemente en los pañuelos y en las solapas de las chaquetas y los abrigos. Eso sí, ten cuidado de después no mezclar prendas que hayas rociado con perfumes diferentes, o la mezcla puede ser demasiado intensa.

Si una fragancia te gusta tanto que quieres que siempre huela a ti, puedes rociar las sábanas con un poquito de perfume, no mucho para que no te impida dormir, o aclarar la ropa interior con agua y unas gotas de perfume.

Si no quieres aplicarte el perfume en un lugar determinado, vaporízalo delante de ti y métete en la nube que se ha creado, para lograr un aroma homogéneo.

También puedes aplicarte perfume en el cabello, un par de gotitas será suficiente, ya que se mezclará con el aceite natural que protege el pelo creando un aroma que te acompañará todo el día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.