¿Esponja o guante de crin?


Nos preocupamos por los productos que utilizamos para nuestro cuerpo, que sean de calidad, respetuosos con el Ph de nuestra piel y que no contengan químicos que puedan suponer un problema para nuestra salud pero, a veces, nos olvidamos de lo importante que es utilizar buenos accesorios para aprovechar al máximo estos productos.

Cuando nos duchamos, es importante escoger un buen elemento para limpiar nuestra piel, más allá del jabón que utilicemos. Existen muchos tipos de accesorios de higiene corporal y hoy os traigo algunos consejos para escoger el que mejor os irá.

Una piel lisa y sedosa

A lo largo de nuestra vida la piel sufre diferentes alteraciones y agresiones diarias que hacen que algunas células vayan muriendo para dar paso a piel nueva y más sensible. Por eso es importante escoger unos buenos accesorios de higiene que, complementados con los productos adecuados y una rutina saludable, ayudarán a nuestra piel a mantenerse radiante.


Existen esponjas naturales y esponjas sintéticas y, aunque siempre es mejor optar por lo natural, cabe decir que en el apartado de las sintéticas hay esponjas de mucha calidad. Las esponjas naturales más apreciadas son las llamadas esponjas marinas, muy parecidas a las que se utilizan para los bebés. Con un aspecto poroso, están muy indicadas para aquéllas que tengáis la piel sensible, pues eliminará las impurezas pero con delicadeza.

Siguiendo con las naturales, una opción perfecta es el guante de crin, aunque si tienes la piel atópica o delicada es mejor evitarlo pues, aunque si se utiliza correctamente no tiene porqué presentar irritación, pieles muy delicadas pueden verse afectadas.


Dentro del mundo de las esponjas sintéticas se trata de determinar la dureza de la misma en función del tipo de piel que tengamos. Como con las naturales, una piel delicada reclamará una esponja blanda mientras que una piel más resistente necesitará una esponja más dura.

En cualquier caso la piel requiere un frote mínimo para eliminar todas las impurezas que se acumulan así que no tengas miedo a limpiarla enérgicamente pues lo agradecerá. ¡Ah! Si tienes la piel grasa apuesta por una esponja exfoliante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *