Las claves de las nuevas esponjas de maquillaje

esponjas-maquillaje
Seguramente, desde hace un tiempo, habrás visto en las tiendas de cosmética y productos de belleza que hay unas nuevas esponjas de maquillaje, que se caracterizan por tener la forma como de una gota de agua. Son un nuevo producto que está llamado a desbancar a las triangulares o redondas por las ventajas que tienen para la aplicación del producto. ¿Cómo se emplean y se les puede sacar el máximo partido? Aquí te contamos todas sus claves.

Ventajas

Estas nuevas esponjas de maquillaje presentan varias ventajas en comparación con otros modelos. La primera de ellas se corresponde con esa particular forma de gota de agua. La clave de este formato radica en que permite que la persona tenga un mayor control, aparte de facilitar que se pueda llegar a cualquier parte del rostro. De esta manera, se consigue a su vez una mayor precisión.

Gracias a estas características, esta esponja permite también que se cubran mejor las imperfecciones y los errores de maquillaje que se hayan podido cometer. También es muy útil hacer retoques de una manera más cómoda y sencilla.

esponjas-maquillaje
Esta esponja se puede utilizar con cualquier tipo de maquillaje, incluso con los que son fluidos o líquidos, puesto que tiene poder de absorción. Además, es fácil mezclar varios productos para conseguir un resultado diferente y más perfeccionador del rostro e, incluso, se humedecen para que el acabado sea muy uniforme y más natural.

Otra de sus ventajas es que el maquillaje aplicado con este tipo de esponjas ofrece un mejor acabado, al no percibirse líneas ni marcas entre la zona que se ha aplicado y en la que no se ha puesto el producto por su mejor extensión y fusión con la piel.

Inconveniente

Como todo producto, estas esponjas también tienen algunos aspectos menos positivos. Uno de ellos es su precio porque suelen costar más que las habituales. Además, es importante lavarlas después de cada uso -por ser absorbentes-, para retirar el producto sobrante. Un dato importante es que, si no se realiza el lavado, al final el maquillaje acumulado puede cambiar su forma y, en consecuencia, perder sus ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *