¿Piel sensible?: usa estos tres trucos de maquillaje

piel-sensible
La piel sensible es un problema para muchas mujeres, sobre todo, a la hora de maquillarse. Y es que es una dermis que se irrita con mucha facilidad, además de salirle rojeces, granitos… en función de los cosméticos que se emplean. Sin embargo, tampoco es misión imposible lucir un rostro perfecto y maquillarse. Aquí te vamos a dar tres consejos y trucos de maquillaje que puedes poner en práctica. Seguro que notarás la diferencia.
SEGUIR LEYENDO «¿Piel sensible?: usa estos tres trucos de maquillaje»

¿Tienes la piel sensible o una enfermedad?

piel-sensible
En muchas ocasiones, se tiende a confundir la piel sensible con enfermedades dermatológicas. Saber detectarlo es especialmente importante con el fin de seguir el tratamiento adecuado y utilizar los cosméticos indicados para que la piel recupere todo su esplendor. Pero, ¿con qué enfermedades es más habitual que se confunda la piel sensible? Aquí te contamos las principales y los cosméticos que puedes usar.
SEGUIR LEYENDO «¿Tienes la piel sensible o una enfermedad?»

El testimonio de Helena sobre la Urticaria Crónica Espontánea

helena-uce
La Urticaria Crónica Espontánea (UCE) es una enfermedad capaz de causar vergüenza, estrés y aislamiento social. Aparece en cualquier zona del cuerpo y no existe un tratamiento que sea capaz de acabar con ella. Por ello, quienes la sufren están expuestos a experimentar un bajón de autoestima que puede afectar a su vida social y laboral.

Se manifiesta con la aparición de ronchas de color rojo que normalmente pican. Es un tipo de sarpullido que suele conocerse como habones y aparece sin avisar. Suele durar unas seis semanas y puede reaparecer tras curarse en cualquier momento. De ahí que tenga la capacidad de afectar anímicamente a las personas que la padecen.
SEGUIR LEYENDO «El testimonio de Helena sobre la Urticaria Crónica Espontánea»

Cómo tratar la piel con rosácea


La rosácea es una enfermedad de la piel que suele manifestarse con manchas rojas. En muchas ocasiones, el enrojecimiento solo aparece en la cara, sobre todo por la parte central: frente, nariz, mejillas y barbilla. Aunque no se conoce un tratamiento definitivo para la rosácea, sí puedes tener en cuenta algunas recomendaciones que te ayudarán a minimizar sus efectos.

Hoy en Belleza Sexy queremos ofrecerte algunos consejos para tener una piel sana y una cara resplandeciente aunque padezcas rosácea. Toma nota.
SEGUIR LEYENDO «Cómo tratar la piel con rosácea»

Piel sensible al maquillaje


Existen tipos de pieles tan delicados que incluso los productos de maquillaje clínicamente testados e hipoalergénicos les producen irritación, rojez e incluso alergia. En casos muy extremos, si cada vez que usas maquillaje éste te provoca una reacción alérgica, debes consultar con un especialista. Si simplemente se te irrita un poco la piel, basta que sigas algunos consejos que te sugerimos:

– Compra siempre productos con componentes para piel sensible o con tendencia a reacciones alérgicas.

No utilices productos con fragancias, ya que son los que más reacciones alérgicas suelen provocar.

No expongas tu piel demasiado tiempo al sol ni tampoco utilices para lavarte agua demasiado caliente, ya que reseca y debilita tu piel.

– Utiliza pequeñas cantidades de maquillaje.

– Si te aplicas base, tiene que ser en una cantidad muy pequeña de forma que la piel siempre pueda respirar.

– Es conveniente que no te toques mucho la cara ni te retoques muchas veces el maquillaje para evitar que la piel se irre.

– Los polvos son los productos que menos reacciones alérgicas suelen provocar, por lo que son tus aliados a la hora de tratar la piel sensible. Por ello, prueba a sustituir la base por polvos, que no te irritarán la piel.

– Mira la fecha de caducidad de los cosméticos y renuévalos cuando caduquen, aunque éste es un buen consejo para todas nosotras, independientemente de nuestro tipo de piel, ya que muchas veces echamos mano de ese producto al fondo del neceser que ni sabemos ya cuánto tiempo lleva ahí escondido y nos puede dar problemas.

– Utiliza jabón neutro o de glicerina para lavarte la cara. Es importante que te laves la cara dos veces al día, por la mañana y por la noche. Al lavarte por la noche extiende el jabón suavmente por tu rostro y después acláralo con abundante agua tibia.

Recetas de belleza natural para pieles sensibles


La piel sensible reacciona ante cualquier agente que sea un poco agresivo, como ciertos cosméticos, el estrés, o una limpieza excesiva de la piel. Debido a ello, nuestra piel se nota tirante e irritada, lo que puede desembocar en alergias o enrojecimiento. Te presentamos unas cuantas recetas naturales que te ayudarán a cuidar de tu piel:

Mascarilla: Necesitas una cucharada de miel, una clara de huevo y tres cucharadas de avena. Para preparala mezcla la miel, la clara de huevo y la avena hasta formar una pasta. Después aplícala sobre la cara. Espera unos viente minutos, retírala con una toalla limpia y enjuágate con agua fría.

Crema limpiadora: Los ingredientes de esta crema son dos cucharaditas de caléndula, dos cucharaditas de lavanda y dos pétalos de rosa. Mezcla bien todo y despúes aplica la mezcla sobre la piel limpia. Deja que actúe durante diez minutos. Pasado ese tiempo lávate la cara con agua tibia. De este modo eliminarás todas las impurezas de tu rostro sin irritar tu piel.

Crema hidratante: Se compone de dos cucharadas de hojas de menta, dos cucharadas de perejil y media taza de leche fría entera. Para realizarla, pica muy finos la menta y el perejil. Cuando hayas terminado, agrega la leche entera hasta formar una mezcla homogénea y extiéndela sobre la piel del rostro con una espátula. Pasados diez minuntos, retírala con una esponja limpia.

Recuerda que, para cuidar tu piel si es sensible, no debes usar jabones tradicionales, ya que pueden resultar agresivos por los agentes químicos que contienen. También debes evitar tónicos faciales que no estén pensados para pieles sensibles, porque pueden irritar tu piel. Finalmente, procura no realizar peelings muy a menudo, porque pueden causar la desescamación de la piel.