Hidratar la piel después de la depilación

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando nos depilamos, utilicemos el método que utilicemos, es inevitable que agredamos la piel, que poco a poco se irrita y se va volviendo más y más reseca. Al cabo del tiempo, presenta un aspecto escamoso y apagado, que suele ir acompañado por la aparición de granitos que la afean aún más. Para evitar todo esto no debemos nunca olvidarnos de hidratar bien nuestra piel después de la depilación, cualquiera que sea la zona en la que la hayamos realizado.

Si la piel se te ha quedado muy enrojecida e irritada después de la depilación, podemos calmarla empapando gasas con leche entera fría y colocándolas sobre las zonas afectas. Las dejaremos sobre la piel durante cinco minutos y después las retiraremos.

Si te has depilado con cera, lávate con agua para eliminar los restos de la misma. Si después de hacerlo aún no has podido eliminarla con completo, no tires ni intentes levantar los residuos de cera, ya que puedes provocarte pequeñas heridas que se infectarán con facilidad.

Lo mejor es que frotes los restos de cera con un algodón empapado en abundante aceite de oliva, de forma que después puedas retirarlos con facilidad. Además, el aceite te va a ayudar a refrescar la zona al tiempo que la hidratan, con lo cual la piel se recuperará en pocos minutos.

Para hidratar la piel nada mejor que los productos postdepilatorios, que podemos encontrar en diferentes presentaciones como cremas, geles, lociones o leches. Deberemos elegir siempre una adecuada para nuestro tipo de piel y los aplicaremos con la piel limpia tras la depilación, con suaves movimientos circulares para lograr que el producto penetre perfectamente. De este modo nuestra piel volverá a quedar suave y bonita como antes de la depilación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *