Hombros perfectos con un solo ejercicio

ejercicios hombros
Uno de los problemas que tienen muchas mujeres, en cuanto a su silueta, se localiza en los hombros. A menudo es un aparte del cuerpo que no está excesivamente desarrollada, siendo más habitual que una mujer tenga más cadera que hombros. Conseguir un equilibrio no es imposible. Eso sí, hay que ser constante porque, habitualmente, en la parte superior de cuerpo de la mujer es más difícil o menos rápido conseguir resultados. Uno de los mejores ejercicios es, sin duda, la natación. Sin embargo, muchas veces no es posible practicarla por falta de tiempo, porque no nos gusta… En cualquier caso, aquí proponemos un ejercicio muy completo que puedes hacer desde casa y en cualquier momento con el que notarás la diferencia.

El ejercicio

Es bastante sencillo. En primer lugar necesitas unas pesas o mancuernas. En concreto, dos. Una para cada brazo. Si no tienes, no pasa nada. Puedes emplear otros objetos como, por ejemplo, botellines de agua o similares. Lo importante es que no pesen demasiado, sobre todo al principio, y que los puedas sujetar bien con las manos.

ejercicios hombros
Tras este paso, tienes que colocarte de pie. Mejor si puedes ponerte delante de un espejo para controlar bien la postura. Con una mancuerna en cada mano, hay que empezar a hacer el ejercicio. La posición de partida es tener los brazos colocados de forma paralela al cuerpo. Desde ahí hay que levantarlos horizontalmente, de forma que vayan parelelos al suelo y con el cuerpo formes una cruz. La altura no debe superar la de los hombros. Es importante. Este movimiento, tienes que hacerlo conforme vas tomando aire.

Desde esa posición, una vez ya estás a la altura de los hombros, tienes que proceder a bajar los brazos hasta que vuelven a estar pegados al cuerpo. Un proceso que se debe realizar de forma lenta y mientras se expulsa el aire. Como siempre, lo más recomendable es repetir este ejercicio quince veces, haciéndolo en tres ocasiones con un intervalo de descanso de uno o dos minutos. Con constancia, verás que los hombros empiezan a tomar forma y a ser más anchos. Ya no se te resistirá ninguna camiseta de tirantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *