Jabones para el acné


Habitualmente sufrimos el acné durante la adolescencia cuando, sobre todo si es virulento, deberemos tratarlo con un dermatólogo para evitar que queden cicatrices una vez llegamos a la edad adulta.

Sin embargo, esto no significa que nos hayamos librado de él para siempre, ya que si tenemos la piel grasa con tendencia al acné o piel acnéica, como también la definen los dermatólogos, padezcamos la aparición de granos, espinillas y puntos negros muy a menudo, lo cual resulta muy desesperante si queremos lucir un rostro perfecto con o sin maquillaje, ya que muchas veces son muy difíciles de disimular incluso aunque utilicemos un montón de corrector.

El mejor remedio para evitar la aparición del acné es lavarnos el rostro por la mañana y por la noche con un jabón limpiador suave, evitando aquellos que puedan tener limpiadores muy agresivos, que pueden resecar la piel y hacer que produzca más grasa para combatir dichos agentes.

Son muy fáciles de encontrar, ya que los tienes en cualquier gran superficie, perfumería o incluso en herbolarios y tiendas de dietética. Si no estás segura de si el jabón que te gusta es bueno para tu piel, lo mejor es que consultes con un especialista.

No son aconsejables aquellos que tienen glicerina o aceites en su composición, ya que, aunque son naturales, pueden provocar también la aparición de más grasa en el cutis. Los mejores son aquellos formulados a base de arcilla, limón o menta. Los de arcilla producen además una acción antibacteriana que te ayudará a evitar la aparición del acné, mientras que los de menta o limón te ayudarán a sentir tu piel fresca y aromatizada, al tiempo que cuidada.

Exfoliar la piel también es aconsejable, pero siempre cuidando de que no sean productos muy agresivos para la piel. Lo mejor es utilizar mascarillas exfoliantes naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *