Las claves de uso de la mascarilla de pelo

mascarilla pelo
Para tener un pelo brillante, con cuerpo y que luzca resplandeciente uno de los productos que mejor permite conseguir ese objetivo es la mascarilla. Pero de una utilización correcta depende su éxito y de que se obtengan buenos resultados. Y no siempre se emplea bien. Aunque es un producto muy conocido, no todas las mujeres lo aplican adecuadamente. Aquí te contamos las claves para que le saques el máximo partido.

Consejos

Uno de los errores que se comete más a menudo es aplicar la mascarilla con el pelo mojado. Y nada más lejos de la realidad para poder obtener buenos resultados. Es necesario que se aplique con el cabello seco para aprovechar todas las propiedades nutritivas de la mascarilla.

Una vez aplicada no es bueno dejarse el pelo al aire durante el tiempo que tiene que actuar. Lo más recomendables es que envuelvas el pelo en una toalla. Eso sí, aquí es donde viene la humedad, ya que es conveniente que esta toalla esté humecedida con agua caliente.

Otro de los errores más habituales es también la zona en la que se aplica la mascarilla. Lo más común es empezar a extenderla desde la raíz a las puntas. Una fórmula que, por el contrario, no es nada adecuada. La clave de dónde aplicarla el producto lo da la largura del cabello.

mascarilla pelo
De esta manera, si tienes el pelo largo, debes aplicarla desde la mitad del cabello hacia las puntas, mientras que si tienes el pelo corto, sólo hay que extenderla en las puntas. Si la aplicas en la zona de la raíz no consigues el efecto que quieres y verás cómo el pelo se debilita, está más laceo e, incluso, puede tener un aspecto como graso.

El tiempo de actuación de la mascarilla es variable por lo que es muy importante que estés atenta a la indicación que se da en el propio producto. No obstante, no suele ser conveniente que se supere los diez minutos.

Y, a la hora de aclarar, otro error. Aunque se ha empapado la toalla en agua caliente, no es bueno aclarar el pelo con esa temperatura ni tampoco con agua templada. Lo más aconsejable es el agua fría. Hay que soportar el fresco que da, pero el resultado es bueno: el pelo tiene mucho más brillo.

2 comentarios

  1. Yo siempre envuelvo el pelo en una toalla un poco húmeda que además meto un minuto en el microondas para que este más calentita, lo hago varias veces y luego la retiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *