Las claves para iluminar el rostro

rostro-luminoso
El paso de los años en el rostro no solo se nota en la aparición de arrugas y en la pérdida de firmeza de la piel, sino que igualmente se percibe en otros aspectos como la luminosidad. Recuperarla es posible aportando a la dermis los cuidados que son necesarios para mantenerla bien hidratada y nutrida. Además, con unos trucos de maquillaje también se puede aportar un mayor toque de luz a la cara y parecer más joven.

Los trucos

La clave para conseguir que el rostro parezca más luminoso y, en consecuencia, más joven radica en el empleo del iluminador. Un producto que se ha convertido en imprescindible en cualquier neceser de la mujer, sobre todo, los que tienen textura en crema, que son más fáciles de aplicar y de extender, fusionándose bien con la base de maquillaje sin que se note dónde empieza uno y acaba el otro. Además, también favorece una mayor aportación de luz al rostro.

Para hacer un buen uso de este cosmético, lo ideal es partir de una base de maquillaje que ya de por sí misma aporte luminosidad al rostro. A partir de ahí, ya se puede comenzar a aplicar los toques de iluminador.
rostro-luminoso
Por ejemplo, hay que ponerlo en la parte superior de los pómulos, aparte de incidir en los ojos. En concreto, su aplicación comprende puntos estratégicos como el lagrimal y el arco de la ceja, así como el extremo exterior del ojo en el caso de que no se tengan arrugas en esa zona.

Además, es recomendable poner puntos de luz igualmente en la boca sobre el arco de cupido, así como bajo el labio inferior y en la zona de la barbilla y en el área cercana a las comisuras de la boca. Finalmente, se da un toque en el puente de la nariz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *