Las primeras arrugas


Las arrugas, sean más o menos finas, más o menos profundas, aparecen inevitablemente en la piel. La edad en la que empiezan a aparecer las primeras arrugas está poco determinada, y es que depende de muchos factores, como son el estado de la piel, de su grado de humedad, de la renovación de sus células, del trato de cuidado externos que recibe, como también de una alimentación sana y equilibrada, con agua y vitaminas suficientes.

A pesar de todos estos factores, sabemos que no es lo mismo una piel a los 40 años que a los 20, y que lógicamente lo que en un principio son simples líneas de expresión, el inexorable paso del tiempo hace que se vayan convirtiendo en ligeros surcos que van ganando espacio tanto en longitud como en profundidad, dejando de ser ya simples líneas de expresión.

El cuidado de la piel no es un asunto baladí, y es que conviene empezar a cuidarla con un mimo especial a partir de los 15 o 18 años, que es la edad en la que normalmente se suelen aplicar los primeros maquillajes. Los cuidados tienen que intensificarse progresivamente, para así poder retrasar en la medida de lo posible la aparición de las primeras y temidas arrugas.

Una cosa debe quedar clara respecto a las arrugas, y es que por mucho que cueste aceptarlo, son inevitables, por lo que una vez que empiezan a ser un poco visibles, hemos de ser conscientes que van a formar parte de nuestra expresión, de nuestra personalidad, y que van a ir acentuando nuestro carácter como si fuera un bagaje más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *