Los cuidados esenciales para el cabello

cuidados-cabello
Muchas veces nos olvidamos de que el cabello está vivo y que hay que proporcionarle periódicamente unos cuidados esenciales, que no siempre se realizan bien. Muchas veces surgen dudas de cómo hay que lavarlo, qué productos utilizar y con qué frecuencia debe lavarse. Son tres puntos clave para que el cuero cabelludo esté en perfecto estado, pero en los que es fácil cometer errores que pueden poner en peligro la salud del cabello.

Champús

El lavado es más importante de lo que parece porque, sino se hace bien o con los productos adecuados, se puede poner en peligro su equilibrio. Para no dañar el cabello, una de las elecciones más importantes es el champú que se va a emplear. En concreto, se pueden encontrar varios tipos. Uno de ellos son los champús sin sulfatos que son adecuados para el cabello reseco o teñido porque no arrastran tanto el tiente ni alteran el color como los que llevan los sulfatos.

En las tiendas también se pueden encontrar los champús con siliconas, que contribuyen a suavizar el pelo y a aportarle brillo, aunque pueden tender a apelmazar más el cabello y se nota también habitualmente que el pelo se ensucia antes. Las fórmulas sin siliconas son, por lo tanto, más recomendables para los cabellos grasos o con tendencia a engrasarse porque el problema puede acentuarse.

Otra alternativa son los champús anticaída que son un complemento a tratamientos más específicos porque por sí solos no son suficientes para frenar la alopecia. Y luego están los champús anticaspa, que suelen ser bastante eficaces. Habitualmente, se identifican porque ya se menciona esta acción en su envase, aunque una manera de saber si actúan sobre la caspa es mirar la composición. Si hay zinc pyrithione o bien es exfoliante, ayudará a solucionar el problema igualmente.

cuidados-cabello

Lavado

Y una vez se ha elegido el champú más idóneo para cada tipo de cabello, hay que lavarlo bien y con la periodicidad adecuada. Aquí hay muchos falsos mitos. En realidad, el cabello puede lavarse todos los días o bien cada dos días. Aunque cada cuero cabelludo puede tener unas necesidades diferentes como es el caso de los grasos. Para no equivocarse, una máxima sencilla a seguir es lavarlo siempre que esté sucio.

Y ¿qué hacer si se nota que se cae mucho pelo al lavarlo? En realidad, el lavado del cabello no hace que se caiga más. Son pelos que ya están desprendidos y que se caen con la fricción y con el agua. No obstante, si se observa que, además de en el lavado, se quedan muchos pelos en el peine, se fijan en la ropa… hay que consultar a un especialista para detectar posibles problemas e, incluso, enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *