Masajes faciales para embellecer el rostro

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El masaje facial, además de ser una experiencia muy placentera y relajante, ayuda estimular la circulación sanguínea del rostro y a oxigenar los tejidos de la cara, con lo cual nuestra piel se verá más luminosa al tiempo que, al relajarse los músculos faciales, las arrugas de expresión se ven menos pronunciadas y se define mejor el contorno del rostro.

Otro beneficio que nos proporciona este tipo de masajes es que disminuyen o se evita la aparición de las bolsas y las ojeras al masajear el contorno de los ojos. Como no siempre disponemos del tiempo o el dinero necesario para acudir a un centro especializado a que nos aplique este tipo de masaje, te mostramos como hacerlo.

El masaje comienza en la zona bajo el cuello, aplicándolo con las yemas de los dedos pero sin realizar una presión excesiva. Sube por el cuello y masajéalo con movimientos ascendentes hasta llegar a la parte de la papada, que puedes masajear con las manos, para tonificar la zona.

Sube después las manos hasta la frente y busca el punto central de la misma, un punto de acupuntura que ayuda a estimular la relajación y la concentración. Masajéalo suavemente con las yemas de los dedos y después masajea la frente hasta llegar a las sientes. Masajéalas con movimientos circulares.

Baja después a los ojos y da pequeños golpecitos con las yemas de los dedos en la órbita, tanto por la parte superior como por la inferior, donde se forman las bolsas.

Baja hasta la nariz y frota ambos lados de la nariz con los pulgares, desde la base de la nariz hasta el ceño.

Para terminar, date unas palmaditas a lo largo de todo el rostro suavemente, recorriendo la frente, las cejas, los pómulos y el borde de la mandíbula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *