Mascarilla de arcilla amarilla


Si buscas un tratamiento que, además de mejorar el aspecto de tu piel te proporcione un sin número de beneficios extras, lo encontrarás en la arcilla amarilla.

Esta arcilla se denomina así por la alta concentración de hierro y potasio que contiene, minerales que resultan muy beneficiosos para el organismo. Gracias a dicha composición esta arcilla nos proporciona un sin fin de beneficios:

– Elimina las impurezas y mejora la oxigenación de la piel.

– Controla el exceso de sebo en pieles grasas.

– Cierra los poros abiertos, con lo cual evita que se acumule en ellos la suciedad y nos aparezcan espinillas y puntos negros.

– Mejora la elasticidad de nuestra piel y combate los signos de envejecimiento.

– Es un tónico especialmente adecuado para las pieles más sensibles.

– Es muy útil también para tratar herpes, asperezas, rojeces y cualquier otro tipo de alteraciones de la piel.

Para que puedas comprobar todos los beneficios de esta sustancia por ti misma, te enseñamos a preparar una mascarilla de arcilla amarilla. Para ello necesitas una taza de arcilla amarilla, cuatro cucharadas de aceite de oliva, media taza de zumo de limón y media taza de agua de rosas.

Para prepararla debes mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea y de cierta consistencia de forma que puedas aplicártela con facilidad. Una vez realizada, aplícatela sobre la piel del rostro dejándola actuar hasta que notes que la arcilla comienza a secarse. En este momento sólo tienes que aclararte la piel con agua tibia o fría.

Y ya sólo te queda disfrutar de la piel tersa y luminosa que esta mascarilla te ha proporcionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *