Micropigmentación en el rostro

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Como os comentábamos con anterioridad, los procesos más habituales que se realizan de micropigmentación en el rostro son: el denominado Eyeliner, las cejas y la perfilación de los labios. Hoy os vamos a hablar de estas tres zonas en concreto.

Eyeliner

Normalmente, siempre que nos maquillamos utilizamos el denominado Eyeliner, para así conseguir un efecto mucho más bonito en nuestros ojos. Pero este proceso puede plantear una serie de problemas a bastante gente, como por ejemplo el de gente que se cansa de realizar todos los días la misma rutina o incluso hay personas a las que no se les da muy bien pintarse y terminan incluso manchándose. Pues bien, una solución es la micropigmentación de la zona. Eyeliner permite aplicarse en muchos estilos y colores. La mejor es la aplicación de una forma suave para conseguir así un aspecto muy natural.

Cejas

Las cejas enmarcan la cara. El maquillaje permanente de la zona permite reconstruir y dar forma a la ceja. Es perfecta para disimular cicatrices y aporta carácter a la cara. El proceso de la simulación del pelo de la ceja se realiza en las zonas donde las cejas son más delgadas o donde incluso el pelo ha desaparecido. El efecto conseguido debe ser muy natural.

Labios

Con la micropigmentación, podremos corregir la asimetría de la línea de los labios y añadir una mayor definición de los mismos. La línea aplicada debe ser muy suave y ligera para conseguir el aspecto más natural posible, aunque hay personas que prefieren que el aspecto final de la perfilación sea más agresivo utilizando un color más oscuro que el natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *