Parches transdérmicos: ¿para qué sirven en belleza?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter1Share on Google+0

parches-transdermicos
Seguramente, al ir a comprar productos de belleza, habrás visto que hay muchos productos que ahora se comercializan en forma de parches transdérmicos. Este formato hace dudar a muchas mujeres sobre su efectividad, en parte, porque no son tan conocidos y porque, en general, tienen un reducido tamaño que incita a pensar que son menos efectivos que cualquier otro cosmético o tratamiento. Sin embargo, no tiene por qué ser así. De hecho, muchas veces permiten obtener mejores resultados para resolver problemas concretos. Aquí te vamos a hablar de los principales que hay y de sus efectos.

Qué son los parches transdérmicos

Bajo esta denominación de parches transdérmicos se esconden en realidad unas máscaras, tiras o cuadrados, que contienen principios activos específicos según el problema que se quiera atacar. Por ejemplo, es fácil encontrar aquellos que llevan retinol, colágeno, ácido hialurónico o vitaminas.

Su funcionamiento es muy sencillo. Estos principios activos del parche se van liberando de forma regular y constante mientras se lleva puesto, de manera que se consigue que puedan penetrar a mayor profundidad en la piel y, en consecuencia, ganar en resultados y efectividad.

Rostro

Dentro de los parches transdérmicos que podemos encontrar en las tiendas están los faciales, que se caracterizan por ser como una especie de velo que se coloca sobre la totalidad de la cara, aunque también hay tiras y otros formatos más pequeños para tratar zonas concretas como los ojos o la barbilla.

parches-transdermicos
Normalmente, este tipo de parches se centran en tratar los problemas de arrugas o en facilitar que la piel pueda recuperar su esplendor tras notarse más estresada o castigada. No obstante, es posible encontrar otro tipo de tratamientos para nutrir, aportar hidratación extra, combatir ojeras y bolsas, ganar firmeza….

Dentro de los parches que hay para el rostro están también los que son específicos para los labios. En general, este producto se centra en exfoliar esta parte del rostro, así como en suavizar su piel.

Cuerpo

Los parches transdérmicos también se utilizan para el cuerpo. Los usos más habituales son para reducir la celulitis y grasas localizadas, así como para eliminar toxinas y líquidos.

En estos casos, el parche actúa igual y lo que cambia son los principios activos que incorpora. Entre ellos, por ejemplo, está la cafeína, las algas y la carnitina por ser los mayores quemagrasas y tener un alto efecto drenante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *