Prevenir la aparición del acné


En la adolescencia, la piel, al ser aun joven, no necesita aportes extras de nutrientes, colágeno o elastano, pero sí es necesario proporcionarle algunos cuidados para evitar o disminuir en la mayor medida posible la aparición de granos, espinillas y puntos negros propios del acné, que pueden restar cierto atractivo al rostro y no siempre resultan fáciles de disimular con maquillaje.

El acné se debe al exceso de grasa que se acumula en la piel debida a los cambios hormonales propios de la adolescencia, sobre todo en la zona T (frente, nariz y barbilla), donde suelen salir los granos con más frecuencia. Para regular de nuevo esta producción y prevenir los brotes de acné podemos seguir algunas pautas:

Limpieza

No olvides lavarte la cara por la mañana y por la noche, pero evita hacerlo más a menudo, ya que de lo contrario saldrá mas grasa. Lo mejor es utilizar sólo agua tibia y masajearte suavemente la piel con movimientos circulares, sin frotar, utilizando sólo las manos, sin esponjita o toallitas. Puedes utilizar un jabón específico para el acné, pero asegúrate de que sea adecuado para tu tipo de piel.

Por la noche, puedes utilizar un gel o crema específico para limpiar la piel en la adolescencia. Aplícalo siguiendo las instrucciones y utiliza una toallita húmeda o un algodón empapado en tónico para eliminar cualquier resto de producto que pueda quedar. De este modo te aseguras de que la piel respire bien por la noche y de que los poros no quedan obstruidos, con lo cual tendrás menos granos y espinillas.

Cuidado semanal

Retirar las células muertas también es esencial, por lo que no debes olvidar exfoliar la piel una vez a la semana. Elige una exfoliación suave, para evitar irritaciones en la piel, especialmente si la tienes sensible. Asegúrate de que en todo momento utilizas productos para la piel joven.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.