Qué hacer después de hacernos la cera


El nivel de dolor que se experimenta durante una sesión de cera depende de un número de factores, tales como la técnica de la persona que la realiza y la tolerancia del destinatario al dolor. En las chicas también está muy relacionado el tema del periodo. Si te va a venir la regla o está con ella es muy probable que tengas la piel más sensible y la cera te duela más.

Hacerse la cera en las zonas sensibles del cuerpo por primera vez, puede ser incómodo y para algunos, muy doloroso. Afortunadamente, se hace más fácil con el tiempo ya que el pelo se vuelve más fino y débil en cada sesión. Aunque este método de eliminación del vello en general, solo se debe realizar mensualmente, si los resultados son óptimos no se requiere un mantenimiento y cuidado posterior.

Dependiendo del tipo de piel que tiene cada uno y el método utilizado, es normal que la zona se ponga roja y que el dolor sea algo momentáneo. Esto puede ser aliviado mediante la aplicación de un gel o crema calmante post-tratamiento. Hay algunos productos de cuidado posterior que se pueden comprar con los propios kits para la cera. Uno de los más populares es el aceite de azuleno.

Derivado de la manzanilla, proporciona un alivio de la irritación de piel y sus propiedades son muy recomendables para prevenir los vellos encarnados. Los pelos encarnados son potencialmente uno de los aspectos más incómodos de la depilación con cera. Cuando un pelo vuelve a crecer, este está destinado a crecer fuera de la piel, pero si crece muy rápidamente es incapaz de penetrar más allá de la superficie de la piel, haciendo que se enrolle sobre sí mismo o vuelva a introducirse en el mismo folículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *