Tipos de depilación con cera


Cuando pensamos en depilarnos con cera, la imagen que se nos viene a la mente es la cera caliente que extendemos por la parte de nuestro cuerpo que vayamos a depilar. Sin embargo, existen muchos más tipos de cera, y podemos elegir entre distintas opción.

A la hora de depilarnos con cera, si queremos que la depilación sea menos dolorosa, antes de depilarnos debemos tener en cuenta que es mejor que el vello no esté muy corto, sino más bien largo, porque de este modo la extracción del vello es más sencilla. Si no nos atrevemos o no estamos muy seguras de cómo hacerlo, lo mejor es acudir a un centro especializado.

Aquí te presentamos las diferentes opciones de las que dispones a la hora de depilarte a la cera:

Cera caliente. Es la más clásica y la primera que apareció. Podemos calentarla en pequeñas ollas o en el microondas para después aplicarla sobre la piel con una espátula en la dirección del crecimiento del vello.

Cera en roll-on. Su aspecto es muy parecido a un desodorante, ya que tiene la forma de una barra. La puedes calentar en la cocina, siempre al baño maría para después aplicar la cera pasando el roll-on sobre la piel para después pegar unas bandas que te ayudarán a quitar la cera.

Cera fría: Es la mejor opción si lo que quieres es eliminar el vello del rostro. Este tipo de cera contiene aloe vera, lo que ayuda a que tu piel no se irrite tras la depilación. La puedes comprar en bandas, de las que sólo tienes que cortar la cantidad que necesites y aplicarla.

Cera de chocolate. Es uno de los tipos de cera más recientes y es perfecta para las pieles sensibles y las secas, porque tiene un alto contenido en grasas. Lo mejor es el delicioso aroma a chocolate que queda después de la depilación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *