Reconocer una piel normal


La piel normal es la ideal pero, también es la más difícil de encontrar. La mayoría de las pieles suelen ser normales hasta la adolescencia de la persona que, suele pasar a convertirse en una piel más grasa debido principalmente a los cambios hormonales. La piel no vuelve casi a cambiar hasta los 30 que es cuando empiezan a aparecer algunos sutiles síntomas de envejecimiento.

Cuando se empiezan a notar estos cambios a partir de los 30, la piel suele quedarse más seca y sensible. Fíjate bien como es una piel normal: esta suele caracterizarse por estar tersa y firme. No produce el exceso de sebo, es fácil de limpiar y los poros son casi invisibles. Está bien hidratada, no pierde su delicadeza es suave y fina.

El color de la piel depende no sólo de la cantidad de melanina de la misma, sino también del espesor de la epidermis. Los vasos sanguíneos son invisibles a través de una piel normal. Este tipo de piel es tan ideal que muchas de las personas se olvidan de proporcionarle los cuidados necesarios. Si cuidamos la piel normal, vamos a disfrutar de una piel sana durante más tiempo que comenzará a notar los síntomas del envejecimiento un poco más tarde.

Un error que no se debe cometer es el de la utilización de productos que no se deben aplicar a la piel normal. No es aconsejable usar productos que ofrecen propiedades regenerativas, ya que pueden cambiar su buen funcionamiento y su naturalidad. Pero no te olvides nunca de proteger tu piel normal de los dañinos rayos de sol.

Piel,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *