Remedios caseros para combatir el exceso de sol

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

exceso de sol
Como todos los años con el calor, se hacen más actividades al aire libre, se va más a la piscina y, por supuesto, a la playa o también a la montaña. Y la piel se resiente si no se cuida adecuadamente o bien porque se haya producido algún descuido bajo el sol, dando paso a que aparezcan las temidas y dolorosas quemaduras o rojeces. Si es tu caso, aunque siempre lo mejor es la prevención, aquí tienes algunos remedios caseros que permitirán aliviar el dolor y que se hacen con productos que seguro que tienes muy a mano en casa. Si no es así, son muy fáciles de conseguir.

Las soluciones

Lo más recomendable una vez se ha llegado a esta situación es utilizar el aloe vera. En muchos supermercados, farmacias y marcas de cosmética tienes cremas a precios muy económicos que están elaboradas con esta planta. Sus beneficios son prácticamente inmediatos porque nada más aplicarla se nota ya cierto alivio y calma en la piel por el frescor que reporta. Además, no hay que olvidarse de que ayuda a regenerar la piel, siendo indicada para aplicar en todo el cuerpo tras un día de sol, aunque no te hayas quemado. Y, si tienes una planta de aloe vera en casa, no tienes nada más que cortar un trozo y pasar su líquido por la zona que tengas afectada. El efecto es mucho mayor porque estás aplicando 100% aloe vera.

Otro de los remedios que son muy útiles es el hielo. Cualquier bolsa o cubitera que tengas lista en el congelador para los refrescos es de ayuda para calmar también la piel y bajar tanto la sensación de calor y dolor como la posible inflamación que se haya podido producir.

exceso de sol
Y, como siempre, las infusiones son también de ayuda. En este caso, el té negro es el gran aliado. Hay que hacer la infusión, dejar que se enfríe y aplicarlo con una toalla o paño sobre la zona. El alivio igualmente es bastante rápido.

Finalmente, también puedes optar por otro remedio que han utilizado mucho nuestras abuelas. En concreto, consiste en utilizar vinagre de manzana y agua. Hay que hacer una mezcla con ambos productos y aplicarlo sobre la zona del cuerpo en la que tengas la quemadura o la rojez haciendo uso de una toalla o de algún paño y dejarlo unos minutos.

Son remedios inmediatos, pero no hay que olvidar que no es nada bueno llegar a estos extremos porque la piel tiene memoria y cualquier quemadura o exceso solar termina pasando factura. Así que protégete la piel al máximo.

Cuerpo, Piel,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *