Remedios naturales para estar más guapa


Seguro que todas habéis recibido un consejo de belleza estrambótico de vuestras madres o abuelas. Sí, esos que suenan raros y hasta un poquito desagradables pero que, por increíble que parezca, funcionan. Antes, cuando la cosmética no había evolucionado tanto, los ingredientes básicos de muchas cremas y mascarillas eran productos naturales. También se utilizaban trucos sorprendentes para tener mejor aspecto.

Hoy os traigo algunos consejos de abuela que os demostrarán como, a veces, lo de siempre es la mejor opción para estar guapas, luchar contra algunos de esos defectillos que nos molestan y sentirnos mucho más estupendas.

Tips de la abuela

¿Qué hacían nuestras abuelas para fortalecer sus uñas? ¿Y para evitar la caída del cabello? Hoy en día, nosotras podemos recurrir a estantes y estantes de productos que nos ayudan a remediar estas alteraciones que sufre nuestro cuerpo a causa del estrés, de los cambios de estación y del ritmo de vida que llevamos.


Aunque parece que el estrés sea un invento moderno, nada más lejos de la realidad pues nuestras abuelas también sufrían estrés y conseguían evitar que su cuerpo se resintiera con sencillos trucos.

Por ejemplo, el ajo se utilizaba para fortalecer las uñas, y muchos esmaltes actuales también lo utilizan en sus productos. Con moler un poco de ajo, hasta que quede textura polvo, y añadirlo al esmalte transparente de base, conseguirás unas uñas fuertes.

El pelo es otra de las partes de nuestro cuerpo que más nos preocupa. Nuestras abuelas usaban la mayonesa para crear mascarillas que dejaban un pelo brillante y con fuerza. El aceite de oliva y los huevos, utilizados por separado, también son un elemento perfecto para fortalecerlo.

Nuestra piel también nos trae de cabeza, como a las abuelas. Seguro que más de una vez os han dicho eso de un buen chorro de agua fría para l circulación y, después, una buena crema con miel. Puedes aplicar unas gotas de miel a tu crema neutra y verás la diferencia.

Si te preocupan tus bolsas y ojeras, nada mejor que unas rodajas de pepino o patata para reducir la hinchazón y, aunque suene increíble, enfría dos cucharas en la nevera y, cuando estén frías, ponlas sobre la zona afectada por lapsos de 20 segundos y el resultado te dejará boquiabierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *