Trasplante de pestañas


El paso de los años, el uso de gafas o una mala alimentación puede hacer que nuestras pestañas se vuelvan más y más escasas, con lo que perdemos un elemento que, además de proteger los ojos, los proporciona belleza. Si quieres solucionarlo, tienes la posibilidad e hacerlo mediante un trasplante de pestañas.

Es un tratamiento que comenzó hace más de diez años. Al principio sólo se utilizaba para pacientes con problemas severos en la cara, pero en la actualidad se hace por razones estéticas. Aunque a nuestro alcance tenemos las pestañas postizas o la posiblidad de dar volumen a las que tenemos, muchas mujeres se decantan por el trasplante porque, aunque sea más caro, los resultados son visibles y duraderos, recuperando la juventud de los ojos.

Para hacer el trasplante se toma pelo de la parte de atrás de la cabeza, se dividen los folículos y se enroscan a través de una aguja quirúrgica. El trasplante será permanente cuando las pestañas hayan crecido al mismo nivel que las pocas pestañas naturales que aún nos quedan o al nivel de las que teníamos antes.

Aunque parezca increíble, el pelo implantado, al crecer, toma la misma forma y curvatura de una pestaña normal ya que, al estar en el ojo, se adapta naturalmente a su nueva ubicación. El proceso de implantación del pelo dura aproximadamente una hora por ojo. Para realizarlo, se utiliza anestesia local y, tras la operación, aparecerán algunos pequeñísimos hematomas que desaparecerán en un par de días.

El costo de la operación está en torno a 5.000€ y se obtienen unas cuarenta pestañas por ojo. Si lo deseamos, además de trasplantarnos las pestañas, si nuestras cejas también han perdido vello, podemos realizar un trasplante de cejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *