Tres ejercicios clave para afinar los brazos

ejercicios-brazos-firmes
En más de una ocasión, hemos hablado de hacer actividad física para tonificar los brazos y evitar el efecto descolgamiento o la flacidez. Sin embargo, ahora, vamos a tratar el caso de aquellas mujeres que desean afinar sus brazos. Un objetivo para el que te contamos tres ejercicios sencillos de realizar y con los que, además, podrás tener también unas piernas más finas.

Brazos

Para conseguir afinar los brazos, uno de los ejercicios más específicos que hay consiste en coger una pesa en cada mano –puede ser una botella o botellín de agua-, y separar las piernas más o menos manteniendo una distancia similar a la anchura de los hombros. Desde esa posición, se tienen que flexionar el tronco ligeramente por la cintura y los brazos por la altura de los codos.

A partir de ahí, se tienen que estirar los brazos y elevarlos lateralmente hasta la altura de los hombros para, luego, volver a la posición inicial. Un movimiento que conviene realizar unas 15 veces.

Brazos y piernas

También se pueden realizar otros ejercicios con los que se trabajan los brazos, pero que igualmente requieren esfuerzo en las piernas. Uno de ellos consiste en ponerse de pie con las piernas separadas -más o menos con la distancia de la anchura de los hombros-, y elevar los brazos por encima de la cabeza, juntando las manos con las puntas de los dedos.

ejercicios-brazos-firmes
Desde esa postura, se tiene que dar un salto hacia arriba mientras los brazos se bajan para colocarlos a lo largo del tronco y volver de nuevo a la posición inicial. Un ejercicio que es suficiente con hacerlo diez veces.

Otra alternativa, aunque se pueden realizar una tabla con los tres ejercicios, se centra en separar un poco las piernas y flexionarlas por la rodilla y elevar los brazos, flexionando por el codo para formar con ellos un ángulo de unos 90 grados. Es recomendable utilizar pesas o bien unos botellines de agua en su lugar.

Cuando ya se está en esa posición, se tienen que dirigir los brazos flexionados por el codo hacia el frente como si te quisieras tapar la cara con los antebrazos. Esta postura se debe mantener unos segundos para luego volver al inicio. Con 15 veces que se haga, es más que suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *