Trucos para conservar la máscara de pestañas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Existen pocos productos de maquillaje más útiles y a la vez más desesperantes que la máscara de pestañas. Es muy útil porque, aplicándola, en un par de minutos habrás dado color y volumen a tus ojos, resaltándolos y dando un carácter especial a tu mirada. Pero también es muy desesperante porque no son pocas las ocasiones en las que, tras un tiempo de uso, cuando queremos utilizarla, nos encontramos con que se ha secado y el aplicador queda lleno de grumos que luego pasan a nuestras pestañas, llenándonos la cara de chafarrinones de rímel cuando queremos retirarlos e intentar arreglar el desastre.

Evitar esto no es fácil. Todas tenemos varias máscaras de pestañas en el neceser, y su duración máxima está en torno a los tres meses, por lo que, a poco que nos despistemos, cuando queramos utilizarla ya ha caducado. En estos casos, y dado que se trata de un producto que aplicamos cerca de los ojos, lo mejor es deshacernos de ella.

El problema es cuando la máscara aún no ha caducado y está totalmente reseca. Para lograr aprovechar lo que queda de producto dentro del recipiente tenemos dos trucos:

– Añadir unas gotitas de colirio inocuo, que en su formulación sólo contiene agua destilada. Conseguirás que el producto quede líquido de nuevo.

– Añadir tres gotitas de aceite de ricino, de oliva o de almendras, que además de licuar el producto, protegerán vuestras pestañas cuando os lo apliquéis. Cuidado con echar demasiado, ya que entonces quedará demasiado líquido y no tendrá solución.

Para evitar que se reseque, tenemos que intentar no sacar y meter el aplicador varias veces mientras nos maquillamos, sino hacerlo sólo una. De ese modo, no introduciremos aire, con lo cual el producto no se terminará oxidando y no se resecará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *