Trucos que desconoces para sacarle el máximo partido al rímel

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter2Share on Google+0

Rimmel
El rímel es uno de los cosméticos que más embellece a la mujer con tan solo un toque. Sin embargo, ofrece muchas más posibilidades para estar aún más guapas, según el efecto que se quiera conseguir y también de la hora y momento del día. Aquí te contamos algunos trucos que quizá no conocías y que, ahora, podrás ponerlos en práctica.

Maquillaje

Con independencia del rímel y del cepillo que se haya elegido, maquillar las pestañas tiene su técnica. En los casos en los que se utiliza el rímel para el día a día e ir a trabajar es mejor apostar por la discreción, siendo suficiente con aplicar dos capas de la máscara en las pestañas superiores.

Y, aunque siempre se dice que no hay que maquillar las inferiores, sí puede haber situaciones en las que es conveniente hacerlo. Por ejemplo, se puede emplear el rímel cuando tienen un color muy claro o bien se tiene poca cantidad. Igualmente, es posible hacerlo cuando se quiere conseguir un efecto o look más dramático, lo que solo es apto para la noche. Pero, bajo ningún concepto hay que maquillar solo las inferiores. Siempre deben ir acompañadas de capas de rímel en las pestañas superiores.

Más efectos

Aunque no se utilice una máscara con efecto pestañas XXL, también se puede conseguir darles mayor volumen y longitud con unos trucos de aplicación. La clave está en poner el rímel desde la raíz hasta las puntas. Además, para conseguir que parezcan más gruesas y con más volumen, es conveniente poner varias capas de rímel, dejando secar bien entre una y otra aplicación.

trucos-pestanas
En el supuesto de querer conseguir alargarlas aún más, no es bueno poner más rímel solo en las puntas de las pestañas porque tienden a caer por el peso del producto. Lo más adecuado es incidir en los extremos hacia el exterior del ojo para que la mirada parezca mucho más amplia.

Errores

En la aplicación del rímel también pueden producirse algunos errores como los grumos. Aquí se pueden aplicar varios trucos. El primero de ellos se pone en práctica antes de su aplicación. De esta manera, si se ve que hay mucho producto en el cepillo, lo más adecuado es eliminar la cantidad sobrante con la ayuda de un pañuelo de papel.

Y, ¿si el grumo ya está en las pestañas? También hay solución. La clave está en peinar las pestañas con un cepillo limpio hasta que esa cantidad haya desaparecido. Siempre es importante hacerlo cuando la máscara no está seca porque se retira mejor el exceso de producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *