Trucos para iluminar el rostro

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando llega la noche, especialmente si el día ha sido largo y estresado, la piel de nuestro rostro aparece cansada y mate, y, por mucho maquillaje que nos apliquemos, parece imposible lograr revitalizarla y conseguir un aspecto sano y radiante. En estos casos, podemos utilizar un iluminador, que nos proporcione luz en distintos puntos del rostro y que, nos ayude a conseguir el aspecto que deseamos.

Podemos elegir la textura que más nos guste, ya sea en polvo, en crema o líquida, porque lo importante de los iluminadores es dónde y cómo los apliquemos. Unos pequeños toques y el cambio en nuestro aspecto será espectacular.

Si tenemos ojeras, podemos utilizar iluminadores mates, que resultan muy discretos y que, además de aportar luz a nuestro rostro, nos van a ayudar a disimular las ojeras que nos dan un aspecto cansado. Debemos entonces escoger aquellos que no son demasiado perlados y que nos dan un aspecto más natural.

Los otros iluminadores, las nacarados que más luz aportan en nuestro rostro, los podemos aplicar en diferentes puntos:

En el arco de Cupido: con este bonito nombre se denomina la uve que dibujan nuestro labio superior. Aplicando un poco de iluminador en este punto, lograremos dar mayor volumen a nuestros labios.

– En el pómulo, por encima de donde hemos aplicado el colorete. Esto aportará brillo a nuestras mejillas, dando a nuestro rostro un aspecto espectacular que seguramente hacía mucho que no lográbamos.

Nariz: Se puede aplicar un poco de iluminador en el puente de la nariz, pero debemos tener en cuenta que ello la hará destacar, por lo que si es muy grande o queremos disimularla, deberemos evitar este punto.

En el lacrimal, el iluminador nos ayudará a hacer que nuestros ojos parezcan más grandes, y dará una expresividad extra a nuestra mirada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *