Un cuerpo 10 en tan solo cinco pasos

ejercicios cuerpo 10
Tener un cuerpo 10 no es imposible, aunque sí requiere de constancia y de unos cuidados si no se ha sido afortunada y se ha nacido con esa genética. En tan solo cinco pasos se puede conseguir de la mano de unos ejercicios, que aúnan el bienestar del organismo y el de la mente porque sin la unión de ambos es prácticamente imposible alcanzar el objetivo. Cinco estiramientos con los que se trabajan diferentes partes del cuerpo en las que se notará la diferencia.

Los ejercicios

En primer lugar, como siempre ropa cómoda. A continuación, hay que tumbarse boca arriba en el suelo con los brazos pegados al cuerpo y con las manos hacia abajo. Las piernas tienen que estar juntas y estiradas. Desde esa posición, hay que empezar a levantarlas en línea recta hasta formar una L con el cuerpo al mismo tiempo que se va elevando la cabeza ligeramente por el cuello intentando que la barbilla toque el pecho.

A continuación, desde la posición inicial, hay que doblar las rodillas y mantenerlas abiertas a la anchura de las caderas. Los brazos deben permanecer en la misma postura que en el ejercicio anterior. Desde ahí, hay que inclinar la barbilla hacia el pecho para estirar bien toda la parte del cuello y la parte superior de la columna.

ejercicios cuerpo 10
El siguiente movimiento es sentarse en el suelo de manera que se forme un ángulo recto con las piernas y el tronco, mientras las manos siguen apoyadas en el suelo y quedan a la altura de la cadera. En esta postura, hay que volver a inclinar la barbilla hacia el esternón. Se nota que toda la columna está recta y bien estirada.

Tras estos ejercicios, hay que trabajar la parte baja de la columna. Para ello, hay que doblar las rodillas y separarlas para que queden con la anchura de las caderas, mientras el resto del cuerpo sigue pegado al suelo y las manos se sitúan bajo los glúteos. Desde ahí, hay que hacer ligeras elevaciones de la pelvis al mismo tiempo que se contraen las nalgas.

Una vez alcanzada esa posición, también se puede ir levantando el tronco poco a poco hasta que la barbilla vuelva a tocar el pecho, de manera que se estira toda la columna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *