Utilizar la microdermabrasión para luchar contra el acné

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Frustrante y molesto. Así es como podemos definir el acné que es una de las condiciones de la piel más comunes a la que casi todos nos hemos tenido que enfrentar alguna vez. Este problemas se produce cuando las glándulas sebáceas del cuerpo comienzan a secretar sebo (una sustancia aceitosa que mantiene el pelo y la piel lubricada) en exceso, junto con la producción excesiva de células muertas de la piel por el cuerpo.

Estas sustancias pueden bloquear los folículos pilosos, formando el denominado grano. La forma más grave de acné es lo que se conoce como un quiste. Los cambios hormonales, infecciones bacterianas, los efectos secundarios de ciertos medicamentos, o factores hereditarios juegan un papel muy importante en los brotes de acné, aunque la causa exacta de su padecimiento no se conoce exactamente. El uso de la microdermabrasión para el acné de la espalda es conocido por ser un método muy eficaz.

¿Qué es la microdermabrasión? Se trata de un procedimiento cosmético cuya aplicación regular ayuda a prevenir o reducir la frecuencia de los brotes de acné, y mejorar la apariencia de las cicatrices leves del mismo. Además, también es útil en el tratamiento de las arrugas, poros dilatados, y la mejora de la piel áspera. Su aplicación, básicamente, ayuda a deshacerse de la capa más externa de células muertas secas.

Se puede realizar de tres maneras: un método utiliza microcristales de dióxido de aluminio, mientras que otro hace uso de pequeños diamantes. Estos dos se hacen en una consulta médica. El tercer procedimiento se puede hacer en casa, y se suele utilizar en forma de crema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *